El otro es siempre un vikingo

por In/ficción

Cómo cambian los vikingos

Cómo cambian los vikingos

Europa parece que se disuelve como una aspirina efervescente. Quizás es por eso que los imaginarios se confabulan para contarnos la continua amenaza a la que Occidente se ha visto expuesta desde antiguo. Siempre ha habido un otro primitivo, bárbaro, forastero, que acechaba en el borde del mundo, y que finalmente se convertía en un dinamizador de nuestra cultura. Los vikingos fueron uno de esos pueblos foráneos cuyos herederos no sólo forman ya parte de Europa, sino que en cierto modo constituyen su avanzadilla en diferentes ámbitos.

Yo viví un año en York, una ciudad inglesa cuyo nombre es de origen vikingo, Jórvik. Todavía se ve en muchos de sus habitantes una cierta huella danesa. Yo viví en el rescoldo de lo que sería la integración de la cultura vikinga en Occidente. Yo visité el Museo Vikingo de York con mi hijo. Y aprendí, que tras aquella invasión a hachazo limpio, tras siglos de reyes vikingos, éstos fueron derrotados por los normandos. Y se fueron de nuevo a Escandinavia e incubaron su propia historia, y se convirtieron al cristianismo y después al protestantismo y se pelearon entre ellos y sufrieron invasiones de los rusos y de los nazis, y aprendieron, aprendieron muchas cosas, y hoy en eso del bienestar ya nos han dejado atrás a los que, supuestamente, somos europeos viejos.

Hoy los ex-vikingos constituyen una minoría selecta, son el mascarón de proa del progreso, cuando antaño tenían muy poco de Vicky el vikingo y mucho de Conan. Y, evidentemente, Inglaterra se fortaleció de su presencia. E incluso surgió entre ingleses y daneses una vecindad agudizada, una alianza perceptible dentro de una unión mayor que hoy llamamos Europa, y que a tantos les parece que corre el peligro de desaparecer, por falta de competitividad, dicen.

No deja de ser un misterio y una esperanza, en los tiempos que corren, que Vicky el vikingo haya salido de su padre, Halvar.

Es quizás por todo esto el canal Historia ha lanzado una nueva teleserie histórica de gran calidad, producida por Irlanda y Canadá: para que podamos tomar conciencia del salto. Sobre esta serie, Vikings, aquí tienes mi reseña.

Anuncios